La ilusión de triunfar.

Es un mundo inimaginable, este.  .

Cuando estaba en la panza de mi madre, no me podía imaginar que al salir a la luz del  sol me iba  a encontrar con tal panorama. “Para vivir  hay que hipotecarse”. Tienes que prepararte estudiando algo por lo que te van a examinar y a valorar como persona durante aproximadamente un cuarto de tu vida, (¿ no valgo lo suficiente cuando nazco ?), y eso con el fin de  poder pagar después, trabajando por obligación durante los siguientes dos cuartos de tu vida, una hipoteca durante  todos los meses del año, por  un sitio donde vivir y resguardarte, pero no está garantizado que exista suficiente cantidad de ese trabajo obligatorio para siempre y para todos, ni tampoco el valor de esa casa que es de otros y que tú te has comprometido a pagarles durante cuarenta años, aunque sí que está garantizado que el dinero que debes de pagar y no tienes, no pierda valor, y al final el último cuarto y lo que te quede, si es que llegas, entonces sí, por fin, te has ganado el derecho a  disfrutar de la vida, ( eso dicen algunos orgullosamente ), tomando medicinas para las enfermedades adquiridas de tanto trabajar forzadamente y por  el deterioro natural del cuerpo en la vejez, y todo eso con la pensión que quizá con suerte te puede haber quedado para intentar llegar a final de mes.

El que piense que escribo esto en alguna clave o a favor de alguna ideología política está equivocado, pues no tengo ideologías, ni las quiero tener.

Lo Natural, no puede ser ideológico, no es patrimonio de nadie, ni de ninguna organización.

Lo Natural, es, ser libre para vivir como uno quiera y no tener que pagar por ello.